limone © 2012 jpvildo. All rights reserved.

Limones en conserva

Los limones en conserva es algo que conocimos bien hace muy poco. Habiéndolos hecho sólo una vez, sabemos con certeza que nunca va a faltar en nuestra alacena o heladera. Este ingrediente (por llamarlo de alguna manera) nos sorprendió en cada plato en el que lo pusimos.

Es una conserva proveniente de la cocina del norte de africa (marruecos), levemente especiada. Le aporta un sabor muy característico a platos como el tajine. También es muy común en la cocina India, pero nuestra receta es más parecida a la marroquí. Hacerla es bastante fácil y se usan ingredientes que se encuentran en cualquier lado. Además, abre un nuevo espectro de sabores que seguro los va a animar a probar cosas distintas.

 

Cómo se hace:

Hay que conseguir unos buenos limones, de tamaño mediano. Lavar bien toda la parte de afuera con un cepillito, jabón y abundante agua; lo que se come es sólo la piel. (Es ideal usar limones orgánicos, ya que no tiene pesticidas, y pueden comer la piel más confiados). La cantidad de limones depende del tamaño de frasco que consigan. En un frasco de mayonesa de los viejos, entran 4 ó 5 limones. Cuanto más grande el frasco, mejor, así hacen mucho de una vez.

Una vez lavados, les hacemos un corte en cruz, pero en vez de hacer los 2 cortes del mismo lado, se hace uno de un lado y otro del otro. Dentro de la cavidad, ponemos un puñado de sal gruesa y apretamos un poco con la mano. Cada limón que rellenamos, lo ponemos en el fondo del frasco. Repetimos lo mismo con el resto de los limones apretando para que queden bien compactados y no quede espacio libre. A medida que vayan apretando, los limones van a ir exprimiéndose y largando su jugo. Hay que dejar un espacio libre hasta la tapa, no hay que llenarla toda. El espacio que falta lo llenamos con más jugo de otro limón, o si les falta poco, con agua.

Antes de cerrarlo le ponemos las especias: Una rama de canela, laurel, comino, clavo y semillas de coriandro. Pueden usar algunas o todas, según su preferencia.

Excelente con pescados grillados. Si se queman un poco, mejor.

El método tradicional para conservar alimentos es esterilizar el frasco en agua hirviendo durante una hora y utilizar una tapa bien limpia que cierre perfecto. De esta manera pueden guardarlo en una alacena fresca y con poca luz por mucho tiempo.

Nuestro método es menos riguroso; sólo hervimos el frasco durante 15 minutos, rociamos la tapa con una mezcla de agua y alcohol al 70%, cerramos bien y lo guardamos en heladera. Es perfectamente seguro así.

Ahora lo más dificil. Hay que esperar al menos 1 més y medio (2 meses es lo ideal) antes de usarlos. Como toda conserva, cuanto más tiempo tiene, más curado está y más estabilizados están los sabores. Una vez que los abran los van a usar bastante, créanme.

Cómo usarlos: 

La primera reacción cuando pasaron los 2 meses, fue agarrar un pedacito y comerlo así como sale del frasco. Error. Es muy salado y no se aprecia el limón. No es para picar como si fueran aceitunas o cebollitas en vinagre.

Lo mejor es hacer lo siguiente: Los limones ya van a estar semi-cortados en cuartos. Esto nos facilita el arrancar un cuarto con la mano. Si están bien curados y blanditos, van a desprenderse fácil. Por lo general, un cuarto de limón es una buena medida para dos platos. (pueden usar más si quieren). Después le sacamos la pulpa (Sale muy fácil; se desprende con la mano). Y nos quedamos con la piel, que es lo que nos interesa. La pulpa es muy salada y ácida, pero la podemos usar más diluída en otras preparaciones. Por ejemplo, si hacemos papas al horno, podemos poner un pedacito para dar aroma, sabor y sal.

Si vamos a usar el limón en una  pasta o para agregar a un pescado, se frota un poco en el agua corriente y/o se lo puede dejar en remojo 10 o 15 minutos para que largue la sal extra. Esto es a gusto. Si lo usamos en un guiso (tajine de pollo o cordero) u otra preparación donde se va a cocinar un poco y largar sal en un medio líquido, lo podemos usar directamente.

Algunas recomendaciones para usarlo:

  •  Con una pasta seca con oliva, aceitunas, anchoas, etc.
  •  Sobre un pescado a la plancha.
  • Con unas papas al horno
  • En una tajine de pollo o cordero
  • En un curry.
  • Lo que se les ocurra. PRUEBEN!